Un anillo de compromiso único de oro y diamantes

materialen-diamant-goud-zilver

Existen todo tipo de variantes. Puede variar el color —oro blanco, amarillo, rojo, marrón o negro—, pero también la composición.

El estándar más idóneo para el oro empleado en la elaboración de un anillo de compromiso de diamantes realmente especial es el de 18 quilates, independientemente del color. Es decir, un 75% de oro puro y un 25% de otros materiales, como plata y cobre. Puesto que el oro puro es un material blando, un porcentaje más alto de pureza daría lugar a una joya poco resistente.

A simple vista no es posible ver la proporción de metales de menor valor utilizados en el proceso de endurecimiento de un anillo de oro, ni siquiera para los ojos expertos del joyero o químico más experto.

Las joyas de oro blanco y de platino son iguales a primera vista. El sello romboidal del oro permite distinguir ambos materiales.

Con el paso del tiempo, el oro blanco puede perder su brillo blanquecino, puesto que no es el color original del oro puro. La joya puede ir adquiriendo una tonalidad amarillenta. Para recuperar el brillo blanco original, se puede pulir y rodiar de nuevo la joya.

El platino no pierde su tonalidad, ya que el blanco es su color original. El brillo blanco de este metal perdurará para siempre.

Si su prometida trabaja mucho con las manos o utiliza muchos detergentes, etc., sugerimos un anillo de compromiso de platino.